Diferencias entre una caldera de condensación o una convencional

Entre una caldera de condensación o convencional suelen existir algunas diferencias muy notables, ya que las calderas de condensación constituyen una gran mejora frente a las tradicionales. Estas máquinas son las más utilizadas en la actualidad debido a que cumplen con lo establecido en la nueva normativa europea sobre eficiencia energética y poseen excelentes prestaciones.

En este artículo te explicaremos cuáles son las principales diferencias que existen entre ambos tipos de calderas para que sepas cual es la alternativa que debes elegir o consideras si ya es el momento de sustituir tu caldera actual.y

¿Qué es una caldera convencional?

Las calderas convencionales son equipos en los que el calor se produce por medio de la combustión de combustibles como gas natural, gasóleo, entre otros y se calienta un fluido que por lo general es agua que hace un recorrido por el sistema de distribución que tiene la vivienda.

A partir del año 2010 el único tipo de calderas convencionales que se permite utilizar son las de combustión de estanca, en las que la admisión y evacuación de los humos se hacen mediante el uso de una cámara cerrada que no tiene contacto con la estancia.

Las maneras más habituales en los que las calderas convencionales se encargan de transmitir el calor son el suelo radiante y los radiadores.

El suelo radiante tiene la ventaja de ser el más eficiente debido a que distribuye de forma más homogénea el calor. Este consiste en un sistema de tubos a través del que circula el agua caliente que se encuentra debajo del suelo.

En el caso de que se usen radiadores, estos servirán como elementos intermediarios entre el espacio que se calentará y el agua.

Las principales ventajas de este tipo de calderas es que no solamente sirven para disponer de calefacción en el hogar, sino que además son aptas para producir Agua Caliente Sanitaria. También hay que resaltar que estas tienen una vida útil que oscila entre los 15 y 20 años.

Calderas-convencionales

¿Qué es una caldera de condensación?

Entre las principales características de las calderas de condensación, hay que resaltar que estas permiten que se pueda recuperar una importante parte del calor latente y reducir de manera considerable la temperatura que tienen los gases de combustión.

Este proceso sirve para disminuir los valores de la temperatura hasta los 45° o menos, de manera que se puedan limitar las emisiones de gases contaminantes.

Este tipo de calderas funcionan mediante un proceso de condensación que consiste en un cambio de fase de una sustancia en estado gaseoso (vapor) al estado líquido. En este proceso se produce una cantidad de energía que se conoce como color latente el cual depende de la temperatura y la presión.

La condensación a determinadas temperaturas genera una liberación de energía, de modo que es más el estado líquido desde el punto de vista energético.

Esta clase de calderas se caracterizan por contribuir con el ahorro en la factura del gasto mensual porque se puede recuperar el calor que se haya perdido y consumir menos gas para el mantenimiento de la temperatura del hogar.

Además, hay que resaltar el hecho de que entre una caldera de condensación y una convencional, estas son menos contaminantes, puesto que tienen un rendimiento mayor y un consumo de gas menor. Además, también poseen la ventaja de cada vez suele ser menor la emisión de CO2, por lo que se le causa mucho menos daño al planeta.

Calderas-de-condensación

¿Cuáles son las principales diferencias entre una caldera de condensación o convencional?

La diferencia entre caldera de condensación y convencional que existe básicamente se encuentra en el sistema de calentamiento del agua, ya que las calderas de condensación, aunque tienen un proceso muy similar al de los modelos tradicionales, han evolucionado a uno mucho más moderno.

En lo que respecta al funcionamiento de una caldera de condensación, estas cuentan con un sistema en el que se recogía el oxígeno en una cámara cerrada herméticamente para poder producir las combustiones desde el exterior de la vivienda.

En el caso de una caldera de condensación o convencional, este proceso se diferencia en el hecho de que en las de condensación los gases que se generan durante el proceso de combustión no son expulsados hacia el exterior, sino que estos se vuelven a procesar.

Entre una caldera de condensación o convencional, esto representa una grandiosa ventaja porque se podrá ahorrar una considerable cantidad de dinero en la factura de gas, ya que los modelos de condensación ofrecen la posibilidad de reutilizar el calor de los gases.

Asimismo, en lo que respecta a la diferencia entre caldera de condensación o convencional, otros de los aspectos por las que estas se distinguen son los siguientes:

Conservación del medioambiente

Un aspecto en el que una caldera de condensación o convencional guarda una importante diferencia es que las de condensación suelen contribuir con la conservación del medioambiente.

Esto se debe a que los modelos de condensación reducen las emisiones de CO2 y mejoran las condiciones del aire, tratándose de equipos más ecológicos que las convencionales.

Sistema de desagüe

En lo que respecta al sistema de desagüe, una diferencia notable entre una caldera de condensación o convencional es que las de condensación requieren de la instalación de un desagüe para poder deshacerse del agua de condensados que generan cuando se encuentran recuperando energías, mientras que las tradicionales no lo usan.

Rendimiento

Otro de los criterios en los que existe una diferencia entre una caldera de condensación o convencional es en el PCI, que es el Poder Calorífico Inferior del Gas.

Al tratarse de una caldera de gas convencional, esta emplea el gas natural para calentar el agua para la calefacción por suelo radiante y el radiador de calefacción, mientras que la de condensación recicla la energía térmica de los gases de gases usando tecnología de condensación.

En este sentido, entre la caldera de condensación o convencional, las calderas estancas o atmosféricas que son las tradicionales, tienen un rendimiento de aproximadamente un 90 a 95%. No obstante, el de las de condensación puede llegar a ser de hasta un 105%.

Diferencia-entre-caldera-de-condensación-y-convencional

Las calderas de condensación tienen un menor consumo de combustible y la energía de condensación del vapor de agua se puede aprovechar, lo que además supone un mejor rendimiento energético.

Por el contrario, las calderas tradicionales solamente se aprovechan del calor sensible que es parte del poder energético del combustible, mientras que el calor latente que es el que tiene el vapor de agua, suele evacuarse a través de la salida de humos y perderse.

De este modo, entre una caldera de condensación o convencional, una de las ventajas de las calderas de condensación es que su rendimiento es mayor.

¿Dónde comprar una caldera?

Si ya conoces la diferencia entre una caldera de condensación o convencional y quieres comprar un modelo de condensación, visita nuestra tienda online Doca Clima, donde podrás elegir entre una amplia gama de opciones de las mejores marcas del mercado.

Además, al hacer compra tendrás una instalación de calderas totalmente gratuita. Visítanos.

 

 

Deja un comentario

Abrir chat